A partir de hoy la Boya que orienta a los navegantes en su acceso al Guadalquivir, pasa a llamarse Juan Sebastián Elcano en homenaje a los caídos en la Primera Vuelta al Mundo. 

Armada y Autoridades portuarias rinden homenaje a los caídos en la hazaña.

A iniciativa de La Armada Española, Comandancia Naval y Autoridades Portuarias de Sevilla, la Boya de recalada nº 1 El Perro ha pasado a llamarse Boya Juan Sebastián Elcano en honor a los caídos de la la Primera Circunnavegación.

 

Boya Juan Sebastián Elcano, Boya el perro

Boya Juan Sebastián Elcano, antes Boya El Perro.

Se trata de una Boya a poco mas de una milla de distancia de la costa de Chipiona, orientada al Noroeste del Faro que dispone de reflector radar y señala el mejor lugar de paso para entrar en las aguas navegables del Guadalquivir. Esta Boya es la primera que encuentran los buques que enfilan el acceso al río, sirviéndoles de orientación marítima día y noche.

El acto de renombramiento ha sido la ocasión para rendir homenaje a los 239 marineros que formaron parte de la primera tripulación con Juan Sebastián Elcano, que tal día como hoy, hace 500 años, zarpó definitivamente desde Sanlúcar en una travesía que cambió la historia. El viaje, que terminó siendo la hazaña de dar la Primera Vuelta al Mundo, costó la vida a la mayoría de los marineros. Por ello, la Armada Española, en esta efeméride, a homenajeado en alta mar a las dotaciones caídas en la gesta, con un sentido acto a bordo de la fragata «Victoria» en el mismo lugar por donde se alejaron. Los Prácticos del Puerto de Sevilla se sumaron a este homenaje y estuvieron presentes en el evento. Para dar más solemnidad a la efeméride, se encendió el faro de Chipiona.